Rick’s Café de Casablanca

rick's cafeLugares de película que existen en la realidad hay algunos, pero pocos tan evocadores como el Rick’s Café de Casablanca. El cine es el arte de la mentira, de la fantasía: salvo la escena final ?cuando Rick (Humprey Bogart) se separa de Ilsa (Ingrid Bergman) a los pies de un avión-, que fue rodada en un aeropuerto de Los Ángeles, la película “Casablanca” fue rodada íntegramente en los estudios de la Warner, hasta los que no llegaban los sonidos de la medina de Casablanca, una banda sonora que, a este lado de la ficción, acompaña el lujoso y elegante establecimiento que toma el cuerpo del bar de la película (concretamente, en el 248 del bulevar Sour Jdid).

Corrían las semanas posteriores al atentado terrorista en el WTC cuando una diplomática estadounidense decidió dejarlo todo e irse a vivir a Casablanca: y como era una fanática de la película, qué mejor idea que crear el Rick’s Café. Las obras de reforma del riad que es el Rick’s duraron más de tres años, y el restaurante está hoy repleto de detalles extraídos del Rick’s fílmico: arcos, esculturas, balcones, balaustradas, lámparas de araña y, cómo no, un piano de 1930, un Pleyel auténtico, al que su pianista no hace más que arrancarle las notas del “As time goes by” Pero, más allá de mitomanías, a Rick’s se va a comer: la carta abunda en pescados y mariscos (sería imperdonable que no fuera así en la ciudad con el mayor puerto artificial del mundo), pero hay también buenas muestras de la gastronomía marroquí más tradicional (tajinés, cuscus) y, claro, buenas hamburguesas al más puro estilo americano.

Reserva aquí tu vuelo barato a Marrakech

Reserva aquí tu hotel barato en Marrakech

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>