Blogtrip con airberlin ¡Prueba superada!


7 días, 7 vuelos, 14.377 km recorridos… ¡Reto conseguido, ya estamos de vuelta en casa!

Gracias a airberlin, la aerolínea que conjuga calidad y servicio de línea regular a precio competitivo hemos recorrido tres ciudades totalmente diferentes entre si:

  • Berlín, una ciudad que por muchas veces que la hayas visitado siempre tiene algo que te sorprenderá, con una oferta cultural, gastronómica y de ocio extraordinaria, es un destino recomendable para cualquier época del año.
  • Varsovia, una ciudad pequeña que esconde tras de ella mucha historia. Sus parques, sus callejuelas, sus gentes, su gastronomia, su historia, … la hacen un destino recomendable para una escapada de fin de semana o como punto de inicio para realizar un circuito por el resto del país.
  • Abu Dabi, una ciudad en la que impresiona ver como la voluntad del ser humano está ganando el pulso al desierto, ya que donde hace años solo había polvo y arena, ahora se levanta una ciudad ultra moderna con todas las comodidades que podamos imaginar, combinando los atractivos de la urbe moderna con la tradición del desierto y sus poblados. Recomendable evitar viajar en verano ya que las temperaturas llegan a alcanzar los 55 grados.

En fin, un viaje en el que hemos visto, aprendido y compartido, tres cosas indispensables de todo buen viajero.

#airberlinaroundtheworld

Berlín, el cielo y la tierra.

El pasado día 5 iniciamos un viaje a través del mundo (bueno, de una parte de él), de la mano de airberlin, en el que recorreremos las capitales de Alemania, Polonia y del emirato de Abu Dabi.

Salimos de Palma de Mallorca y llegamos en vuelo directo a la capital de Alemania. Después de un corto y agradable vuelo llegamos al hotel, el NH Friedrichstrasee, en pleno centro de la ciudad, perfecto para conocer establecer nuestro cuartel general. El hotel es moderno, con grandes y confortables habitaciones y además ofrece acceso a internet vía wifi gratuito.

Conocimos al resto del grupo, Fernando y Verónica que venían desde Canarias, Vicky, que venía desde Madrid, Adriá y Carla que llegaron desde Barcelona y finalmente Patricia, nuestra guía de airberlin que también venía desde Mallorca.

Salimos a cenar para conocernos todos y, aprovechando que la temporada del espárrago, probamos lo que los berlineses llaman “marfil comestible” u “oro blanco” (espárragos blancos). Durante la temporada del espárrago, que va de marzo a junio, la mayoría de restaurantes crean una carta con especialidades en las que incluyen el espárrago blanco… todo un fenómeno social en Berlín.

Nuestro segundo día en Berlín transcurrió en un completo city tour por el distrito de Mitte. Gracias a la Berlín Welcome Card nos desplazamos sin problemas con la fantástica red de transporte público que posee esta ciudad.

De la visita destacamos la Torre de televisión, ubicada en Alexanderplatz, construida en 1969 su altura inicial, 365 metros, coincidía con los días del año para que la población pudiera recordar fácilmente la altura de la misma. Actualmente mide 368 y alberga un bar y restaurante (a 203 y 207 metros respectivamente) desde donde se puede tiene una vista en 360 grados de la ciudad.

Seguimos por el Barrio de San Nicolás, reconstruido íntegramente en 1987, plagado de buenos y recomendables restaurantes tradicionales, si buscas comer berlinés, sin duda este es el lugar.

De ahí saltamos a la “isla de los museos”. De los 5 que alberga, el más famoso es el arqueológico, conocido como Museo de Pérgamo, destacando también el Museo de Historia, antiguo edificio donde se guardaba el arsenal.

En la Gendarmen Markt (plaza de los gendarmes o plaza de las catedrales) nos encontramos dos catedrales casi gemelas, la francesa y la alemana, decimos casi gemelas porque la alemana es apenas 10 centímetros más alta.

Obligada fue la parada en el infausto “Muro de Berlín”, que desde el 13 de agosto de 1961 dividió a Berlín en dos zonas, este y oeste, hasta su demolición en 1989. Permanece escrita una histórica frase sobre el muro que dice “Una isla de capitalismo, en un mundo de comunismo” ya que la idea del muro era ” encerrar a la Alemania capitalista.

Llegada ya la noche, nos fuimos a cenar a uno de los restaurantes & clubs más de moda y exclusivos de Berlín, en el número 55 de Behrenstrasse, escondido en un callejón y detrás de una puerta de estilo clandestino, se encuentra la entrada al… “Cookies Cream”.

Este local destaca por su exquisita cocina creativa vegetariana, que cambia constantemente para adaptarse a los productos frescos de temporada, así como por su club, en el cual nos podemos tomar una buena copa después de cenar. Una opción a tener muy en cuenta si queremos disfrutar de una velada diferente en Berlín… el resto no se puede explicar, mejor vivirlo ;-)

Esta mañana nos apetecía ver la ciudad desde una perspectiva diferente y de forma cómoda y relajada, para ello nada mejor que hacerlo desde el río. A las 10:00 nos hemos embarcado en un crucero fluvial por el río Spree, realizando un agradable recorrido en el que hemos visto desde otra perspectiva el Parlamento, la Catedral, la Isla de los Museos, el barrio de San Nicolás, así como varios puentes importantes, a destacar el puente de Moltke Brucke, considerado uno de los más bellos de Berlín.

Una vez finalizado el recorrido por el río, hemos cogido el metro hasta el centro para caminar por el corazón de Berlín, aprovechando para visitar el monumento más emblemático de la ciudad, la Puerta de Branderburgo, así como el Parlamento, del cual destaca su gran cúpula acristalada, que según dicen es para dar al pueblo una imagen de política transparente.

Siguiendo el recorrido, hemos llegado a Postdamer Platz, zona donde cada año se celebra La Berlinale y al Monumento al Holocausto, en memoria a los judíos de Europa asesinados durante la Segunda Guerra Mundial, que está formado por 2.711 losas de hormigón representando idénticas tumbas.

Después de tanto ajetreo, hemos recargado las pilas tomándonos una “curry wurst”, típica salchicha alemana con curry, con una cerveza pilsner bien fresquita y disfrutamos de un café en la terraza del hotel Park Inn, situada en la planta 37 desde la que se tiene una vista panorámica privilegiada de la ciudad de Berlín. Para acceder a la terraza del hotel no es necesario alojarse en el mismo, ya que pagando una entrada de 3 euros tendremos acceso a la misma, totalmente recomendable.

¡Ah! No podemos irnos de Berlín sin mencionar a Ampelmaan, u hombrecillo del semáforo, típica silueta de un hombre con sombrero utilizada en los semáforos de los pasos de peatones de la antigua República Democrática Alemana, que actualmente se ha convertido en el icono de Berlín, restando importancia a la figura del Oso. En el Berlín actual podemos encontrarlo en la mayoría de los semáforos de la ciudad. Ya podemos decir con conocimiento de causa, que hemos sentido “el cielo sobre Berlín”…

 

 

Después de estos dos días por Berlín, hemos visto una ciudad viva, amable con los que la visitan, con una gran actividad cultural que nos ofrece mil opciones para disfrutar una escapada: museos, pedazos de historia en sus calles, monumentos… y desde España, airberlin con sus conexiones a 17 ciudades de la península e islas, es la también la opción más cómoda e inteligente para llegar en poco tiempo a esta vibrante ciudad. Sus aviones modernos ofrecen la mejor elección a la hora de volar con todas las comodidades, servicios y conexiones de línea regular y los precios más competitivos.

Y por hoy nada más, a descansar, que mañana partimos temprano para Varsovia.

#airberlinaroundtheworld

La Ruta Romántica de Alemania

Palacio Herrenchiemsee

Desde hace sesenta años, miles de viajeros emprenden una de las rutas más bellas que podamos disfrutar en el Viejo Continente: la Ruta Romántica de Alemania. 400 kilómetros de escenarios de cuentos de hadas que transcurren desde el Meno, las tierras vitivinícolas de Franconia hasta las cumbres de los Alpes y que cumple en este 2010 su 60º aniversario. ¡Vámonos! Continue reading